ODIN SPHERE LEIFTHRASIR: EL REMAKE PARA PS VITA

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Actualmente en el mundo de los videojuegos vivimos en una guerra de hardware. La generación actual aún no está madura cuando Scorpio está al caer, hay rumores de PS5 para el año que viene y Nintendo ya ha movido ficha con Switch. Mientras tanto, lo que realmente demanda la comunidad son videojuegos nuevos, no más máquinas. Es más, si por algo se recordará la actual generación de consolas será por ser la de los remakes. Han salido remasters de prácticamente todo lo bueno de la generación(es) pasada(s), que aun no se ha desplomado en ventas. Incluso sagas como Halo, Uncharted o Bioshock cuentan con su respectiva actualización bajo el subtítulo the collection. Este boom de recuperar viejas glorias también alcanzó al catálogo de PS2 y así llegó hace casi un año Odin Sphere Leifthrasir (PS4, PS3, PS Vita).

¿Sueño o realidad?

Todo en Odin Sphere es mágico, una fantasía onírica que te transporta a otro mundo.

Hoy analizamos este Action RPG en su versión de Play Station Vita, una producción casi redonda directamente desde los 128 bits a nuestros días. ¿Merece la pena para los que jugaron la magnífica versión original de PS2? ¿Es otro sacacuartos para nostálgicos? ¿Por qué no una segunda parte en lugar de rejuvenecer un título de sólo 9 años? Son algunas preguntas que me surgieron al verlo o que sugiere prácticamente cualquier remaster/remake. Nadie pidió este Leifthrasir pero se recibió con los brazos abiertos, veamos por qué.

LA HISTORIA DE LEIFTHRASIR

En resumen, hablamos de una historia de fantasía con calderos, anillos y piedras mágicas. A saber: el reino de Valentia se encuentra en guerra entre sus diferentes naciones (valquirias, duendes, hadas, personajes malditos, fantasmas y esbirros de diferentes reyes) que reclaman el poder sobre el Caldero Mágico. Éste es un artefacto que asegura la prosperidad a quien lo posea pero que fue destruido y ha de cristalizarse de nuevo.

La historia se desbloquea poco a poco con libros de lectura dedicados a cada personaje. ¿A qué otra historia os recuerda esa niña rubia de vestido azul con un gato de por medio? Una pista, se llama Alicia.

La campaña nos llevará alrededor de 40 horas con lo que tenemos mucha tela que cortar. Se trata pues de un juego largo y a ratos exigente. Si no lo jugamos con cierta continuidad las combinaciones de combos de cada personaje probablemente las olvidaremos. Si además, coincide que desbloqueáis accidentalmente el final malo, tendréis que repetir el último tramo del juego, el más duro. Este fue mi caso, alargándolo hasta casi 42 horas, no obstante, merece muchísimo la pena el final bueno. Solo entonces sabremos si la profecía del Caldero era cierta, y sus consecuencias.

LOS PERSONAJES

Cornelius tiene una de las mejores tramas, aunque es el menos habilidoso en combate.

Cada personaje tiene sus ambiciones, objetivos y también sus maldiciones.

Controlamos hasta 5 personajes distintos, que conoceremos según la lectura de unos libros que vamos desbloqueando. Son Velvet, Mercedes, Gwendolin, Cornelius y Oswaldo. Cada uno nos ofrece un recorrido diferente en esta guerra, conociendo distintas naciones y su historia personal. Hay maldiciones que nos transforman en conejo, romances platónicos, destierros y amenazas divinas de Odin. Estos libros se desbloquean de manera lineal conforme avanzamos y terminamos la historia con cada personaje. Sólo entonces se desbloquea el último libro.

La profecía del Caldero Mágico es la trama principal y puede acabar como el rosario de la aurora.

En algunos momentos uno puede perderse con tanto personaje. Pero pronto comenzarán las batallas que requerirán toda nuestra atención.

Verdaderamente la historia no es de sobresaliente y por momentos flaquea. Es imposible que los 5 personajes nos gusten o su trama nos interese por igual. Aquí cada cual tendrá su favorito. En mi caso, por historia mi preferida es la princesa valquiria Gwendolin. Es hija de Odin, hermanastra de Ingway y Velvet, y esposa de Oswaldo. Como veis una auténtica telenovela. Añadid 4 tramas más que además conectan entre sí. Por su lucha y habilidades en combate, mi favorito es Oswaldo, con un modo Berserker rapidísimo.

En cualquier caso, y a pesar de sus altibajos en la historia, encontraremos alicientes de sobra para jugar esas 40 horas con un grado de interés alto.

LA JUGABILIDAD Y APARTADO VISUAL

En este apartado basta decir dos palabras: Vanillaware y Atlus. Si estas palabras no os dicen nada quizá estas otras os ayuden a visualizar un poco más este Odin Sphere: Catherine, Etrian Odyssey, Muramasa, Dragon’s Crown, Shin Megami Tensei: Persona, etc. Son todos juegos de primer nivel, con un apartado técnico y artístico insuperable y, entres otras, obras de estas dos desarrolladoras japonesas. Odin Sphere fue uno de sus grandes éxitos ya en PS2 convirtiendo a Atlus y Vanillaware en compañías de culto haciendo del estilo 2D refinado, fluido y colorista su sello personal. Por ejemplo, jugar a Dragon´s Crown o al propio Leifthrasir en la magnífica pantalla de la Ps Vita (el primer modelo Oled concretamente) es una experiencia única.

Colores y apartado artístico marca de la casa de Atlus y Vanillaware.

Tanto Vanillaware como Atlus se han labrado una buena reputación en la industria a base de videojuegos con un aspecto visual cuidado, colorido y característico de sus creaciones. Sus personajes, combates y diseño de escenarios son impresionantes y justifican cada segundo que dedicamos al juego. Lástima que sus creaciones no siempre lleguen traducidas. Odin Sphere Leifthrasir sí está subtitulado para Vita, no así otros como Dragon´s Crown.

Al tratarse de un RPG de acción, la jugabilidad de Odin Sphere Leifthrasir se basa en combates sin turnos y aumento de habilidades. Cada personaje tiene capacidades y combos diferentes, la mayoría espectaculares. Por ejemplo, Velvet va mejor para lucha aérea y Oswaldo es letal en el cuerpo a cuerpo. Cuando acabamos con un enemigo se desprenden fozones, algo así como puntos que mejoran nuestras habilidades y talentos. Como no podría ser de otro modo, tenemos alquimia y pociones típicas (veneno, antídoto, fuego, hielo, sanadoras, etc.) que juegan un papel estratégico importante.

UN CUENTO DE HADAS, PERO CINCO VECES

La bestia de seis ojos de Darkova contra Velvet.

Algunos final boss de Odin Sphere Leifthrasir son sobrecogedores: dragones, esqueletos o reinas de las tinieblas. Además existen subjefes en cada fase que desbloquean ítem especiales.

Es cierto que el trabajo artístico es sobresaliente y que hay variedad de personajes y enemigos. Además de jefes finales exigentes e impresionantes que nos harán sudar. Aun así, es repetitivo, tanto en su universo como en mecánicas. Sí, hay diferentes escenarios: bosque, montaña nevada, mazmorras y tejados o inframundo espectral.  ¡Pero se repiten 5 veces! Cada vez que terminas la historia de un personaje que ya tienes en un nivel elevado empiezas con otro desde cero, así hasta 5 veces. Cansa, parece más un castigo por repetición que un aliciente a seguir jugando, máxime si no hay feeling con el nuevo personaje que tenemos entre manos.

En ocasiones menos es más, no para Odin Sphere y la cantidad de elementos en pantalla.

El exceso de información en pantalla puede abrumar. Aun así, es un caos preciosista.

Particularmente, tras unas 20-30 horas intensas de juego casi a diario lo abandoné para jugar otras cosas. Luego lo retomé con ganas revitalizadas. Salvando este defecto de repetición (yo lo entiendo así) es un gran juego y gran exponente del género ARPG. Simplemente con que cada personaje hubiera tenido una fase extra dedicada (sin que otro personaje jugase en ese escenario) se habría conseguido un experiencia redonda. Cabe mencionar, y por rizar el rizo de la crítica,  que a veces hay demasiada información en pantalla: puntuaciones, golpes encadenados, magias, pociones, enemigos…

Algo que sí es perfecto, además del diseño artístico, es su apartado sonoro, un 10 absoluto. La banda sonora de Odin Sphere Leifthrasir es épica y emotiva a partes iguales. Algo también marca de la casa y propio del RPG japonés, obras maestras que pasan desapercibidas.

ODIN SPHERE LEIFTHRASIR PARA PS VITA

Un buen ejemplo de por qué a veces un remake es innecesario es cuando no se justifica en la nueva plataforma. Ps Vita es un portento: pantalla táctil Oled de 5″ a 16:9, 960×544 y 220 ppp, cámara frontal y trasera, touchpad trasero multitáctil, CPU ARM Cortx A9 quadcore, sonido estereo, giroscopio y acelerómetro… Un hardware increíble (olvidado por Sony y el público). Pues bien, este Odin Sphere Leifthrasir lo desaprovecha por completo, salvo la excelente pantalla. No hay funciones táctiles y el refinado de un juego 2D tampoco justifica un remake de este tipo ni por el aumento del frame rate.

Las capacidades técnicas de Vita se desaprovechan en este remake que ya lucía bien en PS2 y que ni siquiera implementa alguna funcionalidad táctil.

El uso de las funciones táctiles de Vita podría haber enriquecido las mecánicas del juego.

¿No se podrían haber programado combos de combate con toques del touchpad? ¿No se podría  esquivar enemigos deslizando un dedo en el panel trasero? ¿Se podría haber implementado los saltos con los sensores de movimiento, a lo Gravity Rush? Nada de eso ocurre en este título para su versión de Vita, donde podría haberse hecho perfectamente dadas sus caracterísitcas. Eso hubiera sido un auténtico remake, una actualización de contenido a las “bondades” de la tecnología actual.

La exigencia puntual de algunos tramos nos obligará a hacer back tracking y subir más nuestro nivel.

Algunas luchas son una carrera al dolor de dedos. Si por un segundo no atacamos estamos muertos.

No obstante, por supuesto, esto no es una crítica al juego. Ni mucho menos. Odin Sphere de Ps2 era y es una maravilla, y su hermano gemelo Leifthrasir también. Como novedad respecto al de 2007, tenemos mejora gráfica (en plan de VHS a DVD), nuevos árboles de habilidad, zonas y personajes extra. Además, se incluye el modo clásico, donde se juega al Odin Sphere original con un lavado de cara.

CONCLUSIONES

El Odin Sphere original de PS2, en 2007, fue un juego que en su momento no recibió todo el reconocimiento que merecía. Sin embargo, el tiempo lo ha puesto en su lugar como obra de culto. Es curioso que se hagan remakes innecesarios de obras como esta de PS2, que ha envejecido maravillosamente bien. Odin Sphere Leifhtrasir es casi idéntico en contenido y continente y a la hora de juzgar el juego per se, sin dejar de ser una revisión prescindible, no cabe otra que calificarlo como sobresaliente.

Las psiferitas son piedras preciosas que engarzadas en nuestras armas aumentan su poder.

Gwendolin y su Psiferita mágica.

Se agradece esta joya en hardware actual. Si además añadiera alguna funcionalidad actual mejor todavía. No es el caso. Encima salió al mercado por 50-60€, excesivo. Por ello, para el que posea una PS2, Odin Sphere es un imprescindible absoluto. Uno de esos juegos que hace de la generación de 128 bits, probablemente, la mejor. Para todos los demás es una recomendación 2D más que interesante para olvidarse de la guerra por los polígonos. Ya sea por su historia, apartado artístico o sonoro, este Leifthrasir merece mucho la pena.

About Quino

Iba para ingeniero pero terminé como psicólogo especializado en Neurociencia. Me gusta la ciencia, sobre todo la del cerebro, también viajar, el cine, la música, la literatura, los animales, las galletas de dinosaurios y los videojuegos. Leer y jugar, leer y jugar.
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies