ORÍGENES DE LOS VENGADORES (IX): LOBEZNO

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Introducción

   El pasado domingo, 10 de septiembre de 2016, tuvo lugar la muerte de Len Wein. Uno de los personajes que contribuyó a crear este guionista de cómics fue el famoso Lobezno. Dado que aún no había escrito la ficha del vengador mutante de las garras de Adamantium, para la sección Orígenes de Los Vengadores, decidí que al hacerlo ahora podría matar dos pájaros de un tiro: Continuar con los orígenes de los héroes más poderosos de La Tierra y, a su vez, hacer una especie de homenaje a Wein.

Origen editorial de Lobezno: El Carcayú

   Todo comienza cuando el editor en jefe de la Marvel de finales de los 70, Roy Thomas, le pidió a uno de sus guionistas, Len Wein, que elaborara un personaje llamado Wolverine, aquí traducido como Lobezno. Aunque la traducción más exacta hubiera sido Glotón o Carcayú.

   El Carcayú es un mamífero carnívoro, similar a un pequeño oso, cuyo núcleo de población más importante se encuentra al norte de Canada y en el nordeste de Rusia. Se trata de animales que, pese a su reducido tamaño, son muy fieros, pudiendo matar a presas más grandes que ellos, gracias a sus poderosas garras semi-retráctiles. Además se caracterizan por estar siempre en continuo movimiento y ser solitarios, excepto en la época de celo.

   Todas estas cualidades del Carcayú fueron las que Thomas quería que tuviera el personaje. De manera que Wein hizo que Lobezno tuviera la nacionalidad canadiense, fuera de poca estatua pero fiero, valiente y persistente, con garras retráctiles como armas y el poder mutante de recuperarse de sus heridas y así salir airoso de cualquier situación. Algo similar a la gran capacidad de adaptación que posee el Carcayú en los entornos fríos. Además sus sentidos serían más agudos que el resto de personas normales y tendría una fuerte tendencia tanto a la soledad como a estar continuamente moviéndose de un sitio para otro.

   Con esas ideas, el dibujante John Romita Sr hizo un boceto del personaje. Dado que la colección que en ese momento escribía Wein era The Incredible Hulk, sería en esa colección, dibujada por Herb Trimpe, donde acabaría apareciendo Lobezno. En ese momento Hulk, en tanto que monstruo incomprendido y perseguido por todos, siempre estaba moviéndose de un sitio para otro, así que era normal que, en algún momento, acabara en la tierra de Lobezno, Canada. Este último entraría en escena en la última página de The Incredible Hulk # 180 (74), en una historia que se prolongaría hasta The Incredible Hulk # 181 (74), en el que ambos unirían fuerzas contra la bestia sobrenatural conocida como El Wendigo.

   Dicha historia sería recopilada en el especial The Incredible Hulk and Wolverine #1 (86) y homenajeada en un arco argumental desarrollado por Chris Claremont y John Byrne en X-Men #139 (80) y X-Men #140 (80), donde Lobezno volvía a enfrentarse al Wendigo, con la ayuda del grupo canadiense de superhéroes Alpha Flight.

   La película de animación Hulk Vs (09) también rindió su peculiar tributo al primer encuentro de Hulk con Lobezno pero sin El Wendigo.

Origen de Lobezno en las viñetas

   Proveniente de una familia adinerada de Alberta, CanadáJames Howlett manifestaría sus poderes mutantes al presenciar la muerte de su padre, John Howlett, a manos de su jardinero, Thomas Logan, en venganza por haberle despedido, tras un incidente. Con sus nuevas garras, James mataría accidentalmente a Logan. Su madre, Elizabeth Howlett, quedaría tan marcada por estos acontecimientos que se suicidaría al poco tiempo.

   Su abuelo, viendo en lo que James se había convertido, lo expulsaría de la familia. A partir de ese momento nuestro protagonista comenzó a viajar por todo el mundo, tratando de asimilar lo que era. Trabajó como minero en la Columbia Británica, donde fue apodado Wolverine porque solía pasar mucho tiempo con los lobos, así como por su tenacidad al afrontar las situaciones.

   Sus poderes mutantes de regeneración favorecían su longevidad y le permitieron participar en multitud de acontecimientos históricos. Así, por ejemplo, en el 44, formo parte del Primer Batallón de Paracaidistas del Canada, durante el Desembarco de Normandía, operación que supondría el principio del fin de la II Guerra Mundial. A principios de los sesenta colaboró en varias operaciones con Nick Furia, futuro director de S.H.I.E.L.D. y formó parte de un grupo de élite de la C.I.A. durante la Guerra Fría. También fue miembro de Equipo X, una unidad de operaciones encubiertas, y del Ministerio de Defensa de Canadá.

   En ese período Lobezno sería capturado por personal del proyecto Arma-X, dirigido por el Dr. Abraham B. Cornellius. El científico forro el esqueleto de Lobezno con el metal indestructible conocido como Adamantium. Las capacidades curativas de Lobezno le convertían en uno de los pocos sujetos capaces de resistir el experimento.

   Tras escapar de ellos, fue encontrado por  James y Heather Hudson quienes le ofrecieron formar parte del Departamento H, una especie de agencia del gobierno canadiense que buscaba formar su propio grupo de superhéroes. Así nacería Alpha Flight, del que nuestro mutante sería uno de los miembros fundadores.

   Posteriormente el Profesor Charles Xavier, un reconocido telépata mutante, le propondría formar parte de sus X-Men, un equipo que de superhéroes mutantes que buscaba la coexistencia pacífica con los humanos. Gracias al trabajo de los mencionados Claremont y Byrne, Lobezno se convertiría en el X-Men más popular.

   Byrne, de origen británico, había residido en Canadá, por lo que nunca ocultó su predilección por Lobezno. Podemos afirmar que su contribución al personaje fue clave para que se convirtiera en uno de los más carismáticos de Marvel. Lo que se traduciría en un título propio y multitud de series limitadas, novelas gráficas, especiales y apariciones en otras colecciones. Su presencia hacía subir las ventas por lo que acabó formado parte de varios grupos de superhéroes, entre ellos Los Vengadores, además de instructor de nuevos X-Men y líder del grupo de operaciones encubiertas de los mismos.

   Dado que ha mediados de los 80 y durante los 90 se pusieron de moda los justicieros tipo Punisher, personajes que solían ser duros y contundentes en su forma de actuar, la naturaleza salvaje de Lobezno lo convertía en un personaje tremendamente atractivo, que terminaría dando el salto a los videojuegos, así como a la pequeña y gran pantalla, con una soberbia interpretación de Hugh Jackman, que ha convertido a este mutante en todo un icono cultural.

   Nos leemos en otros posts de Dynamic Culture.

 

About Adrián De La Fuente Lucena

Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural, Diplomatura en WordPress, antiguo profe, Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Community Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria. Miembro Fundador de la Asociación Cultural DYNAMIC CULTURE de la que también soy Bloguero y Community Manager.Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies